Sin fichas

Se reparte una hoja con cuadros que puede variar en función de la edad de los niños y un puñado de fichas o similares. Van tirando el dado por turno y colocan tantas fichas como indica éste. Hay que terminar de completarlo con un número exacto, no sobrepasándolo con un número más alto. El que gana ayuda al que va más retrasado, haciendo que todos puedan terminar y a la vez evitar que se aburran o molesten al resto de compañeros.