¡A contar!

Que cuenten todos los objetos de un conjunto (en el que hay colecciones de cosas diferentes).
También se puede jugar contando sólo aquellas que nosotros les digamos haciendo caso omiso del resto de cosas, por ejemplo: cuenta las muñecas.

¡Al saco!

Por equipos, meter en sacos de tela los bloques lógicos que nosotros digamos: triángulos, grandes. Contarlos y dar la respuesta.